El dedo acusador del Tío Sam

Publicado el 14 octubre,2015 Por: admin

Por Alfredo Alvarado

La estabilidad del imperio financiero de una de las familias más acaudaladas de Centroamérica se tambalea bajo el índice acusador de Estados Unidos.

El Departamento del Tesoro del país norteamericano acusa a los Rosenthal, de Honduras, de proveer servicios de lavado de dinero para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales, a través de Banco Continental y otras seis empresas del conglomerado Grupo Continental, según lo consignado en su sitio web www. treasury.gov

Los acusados son; el patriarca, Jaime Rosenthal Oliva de 79 años, su hijo Yani Rosenthal Hidalgo (50) y su sobrino, Yankel Rosenthal Coello de 47 años, capturado en Miami.  Las acciones han sido coordinadas desde la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreing Assets Control, OFAC), instancia que ha determinado congelar todos los activos  a nombre de los acusados y de las entidades que representan, que estén bajo la jurisdicción de Estados Unidos.

Ante tal panorama, el miedo de perder sus ahorros se ha apoderado de los clientes del banco en las principales ciudades del país y la incertidumbre invade también el día a día de los más de 11 mil empleados del emporio.

“No es gran capital lo que tengo ahorrado ahí, pero es plata que puedo perder”, dice el ebanista Ricardo Contreras, quien salió temprano de su casa decidido a retirar los ahorros que ha mantenido durante trece años  en esa entidad bancaria, en San Pedro Sula, Honduras.

El obrero, es parte de una avalancha de clientes que han entrado en pánico y se aglomeran en las diferentes agencias del banco para terminar  su relación comercial con esa entidad bancaria, propiedad de la opulenta familia Rosenthal, sin embargo, no han logrado su objetivo.

El Estado hondureño dispone de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), institución que ha determinado en Tegucigalpa la liquidación forzosa de Banco Continental, pero mientras tanto, las puertas de agencias y sucursales de ese banco permanecen cerradas.

La familia Rosenthal ha hecho públicos tres comunicados; uno donde rechazan las acusaciones del Departamento de Tesoro de los Estados Unidos y otros dos despachos de prensa relacionados a la determinación de la CNBS de Honduras.

En el primer comunicado, el empresario, banquero y político Yani Benjamín Rosenthal Hidalgo rechaza las imputaciones que les hace el Departamento del Tesoro de los EEUU:  “Hace más de 80 años los hondureños conocen las empresas del Grupo, saben a que nos hemos dedicado, no somos narcotraficantes ni lavadores de activos. Vamos a hacer todo lo que está a nuestro alcance para defendernos, para demostrar nuestra inocencia y para aclarar ante las autoridades americanas que han cometido un error en nuestro caso, no hemos cometido ningún delito”, dice.

El denunciado agrega, “Yo creo que la Fiscalía de Nueva York ha cometido una ligereza, ellos tienen unas armas atómicas como la Ley Kingpin y OFAC (Office of ForeingAssets Control) en las cuales ellos incluyen a las empresas y prácticamente las matan, han incluido a las empresas del Grupo Continental, y nos limitan mucho las operaciones y van a causar mucho daño”, dice.

En los otros dos comunicados, el jefe del clan Rosenthal, Jaime Rolando Rosenthal Oliva, expone que como grupo económico son responsables de garantizar la estabilidad económica de Honduras, al aportar el 5% del Producto Interno Bruto del país y por ello, “hacemos un sentido llamado a la sociedad para conducirse con calma y responsabilidad”, el patriarca de los Rosenthal también solicita a la Comisión Nacional de Bancos y Seguros que reconsidere la determinación de cerrar el banco.

Esa petición ha sido rechazada con firmeza por parte de la CNBS entidad gubernamental que ha conformado exclusivamente para este caso una Comisión Liquidadora, la que se encargará de devolver el dinero a los 220 mil ahorrantes y a pagar las prestaciones a los empleados.

“Los ahorros de los clientes están garantizados y se respetarán los derechos de los trabajadores”, ha expresado Agustín Ascencio, encargado del proceso de liquidación que iniciará esta misma semana, según sus declaraciones a medios locales.

Los empleados se mantienen en vigilia y en resistencia a perder sus puestos de trabajo y critican la prisa de la CNBS de cerrar el banco y exteriorizan palabras de apoyo moral para el presidente de Grupo Continental, Jaime Rosenthal a quien consideran un buen jefe.

El embajador de los Estados Unidos en Tegucigalpa, James Nealon, ha dicho que las acciones de la OFAC, Oficina de Control de Activos Extranjeros, por sus siglas en inglés, va dirigida solamente al banco continental y no a todo el sistema financiero hondureño.

El presidente Juan Orlando Hernández ha dicho escuetamente que la situación que afronta la familia Rosenthal, es un problema entre el banco y la justicia de Estados Unidos. En cuanto a las acciones de cierre forzoso de la institución bancaria, expresa que lo que busca la CNBS es blindar el sistema financiero nacional de Honduras.

Hasta el momento el único detenido por la justicia norteamericana es el sobrino de Jaime Rosenthal, Yankel Rosenthal Coello, presidente del club deportivo Marathon, arrestado en Miami, y quien fuera ministro de inversiones del actual gobierno desde febrero de 2014 hasta junio de este año.

Para defenderse de las acusaciones de lavado de activos que le hace la fiscalía del distrito de Nueva York, la familia Rosenthal ha contratado los servicios del abogado Norman A.  Moscowitz, cuyo bufete legal con sede en Miami, Fl. ya ha representado ante Cortes de EE.UU. casos similares como el de Banco Monex-Citi Bank de México.

La familia Rosenthal además del banco, Grupo Continental aglutina empresas como Seguros Continental, Cocodrilos Continental, Constructora Delta,  Bienes Raíces, Club Deportivo Marathon, el cual cuenta con su propio estadio, Cable Color, Café Continental, Azucarera Chumbagua, Cacao Continental, Bananas Naco, Canal 11 y Diario Tiempo, además son socios de la empresa cementera Cementos Bijao de capital mayoritario guatemalteco.


Foto:  Good ol’ Uncle Sam by Mo Riza CC Licensed CC BY Nc 2.0

Publicado el 14 octubre,2015 Por: admin

DEJA TU COMENTARIO:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Reciente

Nuestros Columnistas