EL CASINO TRUMP ESTÁ ABIERTO

Publicado el 6 noviembre,2016 Por: Pedro Pablo Aguilera

¡¡¡NO, no me digas eso!!!,, me decía un amigo cuando leyó hace unos meses exactamente el 23 de marzo en este medio, una columna que asombró a muchos ¨TRUMP: ¿EL URIBE DE LOS GRINGOS?¨. Hubiera deseado haberme equivocado pero cada día se hace más posible tal opción. Una opción desastrosa para todos incluyendo desde los propios EEUU hasta cada país de este mundo.

Donald Trump ya ganó. Es una victoria del populismo, en este caso de derecha; aun cuando no ganase las elecciones. Es la crisis de modelo bipartidista norteamericano como ha sucedido en muchos países recientemente y para solo mencionar un caso, España. Es el voto de castigo de los votantes a la ¨clase política tradicional¨; la búsqueda de ¨nuevos líderes¨ que nos hagan pensar que ese pude o puedo ser yo. Es la versión siglo XXI del todo vale y todo se puede. Es hacer realidad el reality show ¨El Aprendiz¨, pero en la política.

Nada ha importado que Trump sea xenófobo, que sea un maltratador de mujeres, un fundamentalista aislacionista – proteccionista radical frente a la globalización y un Rambo de la política exterior. El demuestra que el llamado anti candidato, ha roto los esquemas de cómo hacer política, ha sumado a unos electores considerados desechables por los analistas y se hace cada vez más fuerte a tres días de las elecciones. Hoy nada está decidido, pero todo es muy claro para el futuro de la política de los EEUU y es que varias serían las razones hay para que Trump gane.

Hay un voto de castigo de los ¨socialistas¨ de Bernie Sanders, ellos – en especial los jóvenes y afroamericanos -, están enviando un claro mensaje: son la base social real del partido demócrata y con su retirada o abstención, no hay opciones. Hoy se hace claro que Sanders hubiera sido el mejor candidato para el proyecto demócrata como continuidad.

La maquinaria de los barones electorales demócrata erró por subestimar las debilidades de Clinton y la capacidad política de Trump de tener aliados con los sectores más conservadores del sistema americano como ha demostrado la postura del FBI. Si ganara Clinton entraría casi con un impeachment anunciado y una gobernabilidad muy reducida.

Los sectores populares, los trabajadores de las zonas industriales golpeadas por la recesión de los años de gobierno republicano se sienten no recompensados por la era Obama y actúan permeados bajo el discurso nacionalista-populista de cierre de fronteras y de que EEUU es para los norteamericanos, desconociendo la propia historia de que ese país es el resultado de las migraciones.

Por otra parte, así como se habla del fundamentalismo islámico, en los EEUU hay una ofensiva del pensamiento neoconservador evangélico, la escuela creacionista, la xenofobia, la resistencia a los movimientos LGTBI, de mujeres y un renacer de las nunca curadas cicatrices del racismo.

Desde ayer Wall Street está temeroso de una real victoria de este anticandidato. Las bolsas están más inestables. Los chinos y los rusos felices y el resto del mundo como que desconcertados más y más.

¿Qué pasará?… lo que sea, y como en Colombia con el plebiscito ganó el NO, lo impensado puede ser real en EEUU. No lo duden.

Pd. Esto significará meses de incertidumbre e inestabilidad, gane, quien gane. En los EEUU y mientras Sander estará ahí esperando.


Fotografía de Portada Donald Trump Backyard Photo Sign at Night – West Des Moines, Iowa por Tony Webster
CC Licensed  CC BY NC ND 2.0

Publicado el 6 noviembre,2016 Por: Pedro Pablo Aguilera

DEJA TU COMENTARIO:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Reciente

Nuestros Columnistas